Cuando hacemos necios a los Dioses

¿Quién dijo que Superman actúa por el bien común? ¿Y si los superhéroes fueran los que establecen qué es el bien y qué es el mal? La liga de los justicieros tiene en sus filas a demasiados personajes como para seguir produciendo nuevas historias o capítulos de origen. Entonces, ¿por qué no enfrentarlos?

El primero en atreverse a ello ha sido Zack Snyder. El director, responsable de la soporífera historia del origen moderno de Superman (El hombre de acero), sin prima, ha sido de los primeros en llevar a la gran pantalla la batalla entre Batman y el hijo de Krypton en un futuro en el que no está claro si es mayor Bruce Wayne o su mayordomo.

superman

La película, de frases épicas, comienza mostrando una vez más el nacimiento del héroe murciélago. No obstante, en esta cinta por primera vez conocemos a una Señora Wayne activa y con nombre propio. En la mítica escena del tiroteo en el que los padres del futuro Batman son asesinados, la mujer del propietario de Industrias Wayne no se limita a recibir el disparo que acaba con su vida (como hasta ahora), sino que forcejea con el delincuente.

Ya introducidos en la batalla de los egos, Superman será el que menos beneficiado salga (resultado contrario entre los actores Ben Affleck y Henry Cavill). Porque Batman v Superman no queda más que en la lucha de personalidades. Snyder lleva a cabo con acierto, dejándose en el tintero algunos detalles, el retrato de un Superman arrogante. Sin embargo, la manera en la que se percibe al héroe de la capa roja es en realidad el reflejo del carácter de su contrincante.

batman

La cinta de dos horas y media tiene una división clara en dos partes. Una novedosa, en la que Batman y Superman miden sus fuerzas con inteligencia, juego sucio y en el cuerpo a cuerpo, y otra en la que el enemigo es externo, con unos matices inconfundibles del universo DC.

Batman v Superman es un trabajo que se traduce en una producción buena pero densa. Una evolución interesante de la historia y de sus personajes para aquellos que crecimos con ellos. Y es que cuando un héroe cae del pedestal, ¿deja de ser un héroe? ¿Se puede ser un Dios que defiende la justicia con crueldad? Desde luego, esta película marca un punto de partida muy interesante para explorar esta novedosa necedad del venerado Y sí, Batman es el necio.

UG.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Opiniones impopulares | Cultura en palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s