Una película para (re)vivir Gernika

No suelo tener demasiada fe en el cine español. Normalmente me enfrento a una cinta Made in Spain con no demasiadas expectativas. Sea o no consecuencia de una lista de decepciones continuadas de un cine repetido con caras, la cuestión es que un zasca no me viene mal de vez en cuando. Esto ya lo experimenté con La NoviaLoreak, que no daba un duro por el film vasco y ahora es una de mis favoritas, o con Julieta, más bien condicionado por la crítica en este caso.

Lo cierto es que horas después de haber visto Gernika tengo que sumar una excepción más a mi tozudez. Esta película de Koldo Serra es un epitafio al símbolo vasco contra el que el nazismo, Mussolini y Franco atentaron en 1937. Un film de concepto político pero con una línea disuadida entre el periodismo de mordaza y la regla amorosa que se presenta por norma en las películas de sombra bélica.

gernika-1

La película no es una oda a la sangre y destrucción que sucedieron en mitad de la Guerra Civil Española, sino que actúa como un inocente muestrario a gran escala de lo que ocurrió. Los hechos (que bien podrían ser un Gaza del siglo XXI atraído a un pequeño pueblo del norte de España) hablan por sí solos en tesitura de atrocidad: nadie quiere convencer al espectador de nada.

La crítica llana, esa que puntúa en Filmaffinity con prejuicios y tan solo habiendo visto (con suerte) el trailer de la cinta que va a crucificar, no está siendo demasiado generosa a pesar de que Gernika quiere ponerse a la altura de las circunstancias. Tal vez sea porque el espectador sienta hurañas las interpretaciones del elenco, que no son las propias del cine en estos términos, pero que sí representan aquello a lo que encarnan. O tal vez porque sacar a Gernika del lienzo de Picasso sea una supra-saturación temática.

Es una tesitura enriquecida por la variedad lingüística que permite en el visionado original hacer de la película algo rico en comparación un doblaje lineal y monófonoGernika une todos los prismas raciales del momento y en la película se escuchan el inglés, el castellano, el euskera e incluso el alemán.

Koldo Serra y su equipo han sabido ser equitativos en cuanto a ideologías (ya está de sobra dicho que no hace falta incidir en crueldades que hablan por sí solas). Si a estas alturas la película no es atractiva, quemaré un último cartucho. Ve a ver Gernika y piensa que, aunque sea de celuloide, en algún momento no muy lejano, esto fue una realidad que ni el cine ni la pintura pueden representar de forma fidedigna.

gernika-2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s